jueves, diciembre 07, 2006

Por el séptimo cielo


Sube... en el trastero los corazones bajo llave están mejor. De mil colores los pensamientos arden en este fuego abrasador.
Sube y no te pares a descansar en los deseos, que los deseos, deseos son; y como dice el refranero, arrieros somos y en el camino nos encontraremos.
Tiritas para las heridas del alma, que no sangran, pero que duelen más, y te van sumiendo, consumiendo, destruyendo, apagando, desolando... Las cicatrices de hoy, mañana serán historias, y en la boca el sabor amargo del tiempo traidor con horas en vela y abismos de noches negras.
Cuatro puñales en las patas de mi cama. Uno para cegarme, dos para callarme y otro para recordarme que existen puñales en cada sueño.
De las mañanas para mí la niebla y el frío, para ti el sol, que alumbre nuestros caminos, que soy el faro que en cada puerto guarda historias de marineros borrachos y de putas tristes...
Sube a lo más alto y contempla el mundo pequeño a tus pies. Solo una patada cambiaría este prólogo. Siete folios en blanco te regalo; si me escribes el final, prometo regalarte la segunda parte.
Quién dijo que segundas partes no pueden ser buenas...?

2 comentarios:

Blogger belga_seg ha dicho...

si son siete... te escribo el final :P, dónde hay que empezar?? ya he visto que has dejado el infierno ;)... así me gusta... un besito!

7/12/06 11:48  
Blogger Greta ha dicho...

Siete folios son muchos eh??? pero mejor no escribir un final....Un beso guapa!

10/12/06 10:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.