lunes, marzo 31, 2008

punto final

"...no esperaba respuestas, ni siquiera esperaba nada en particular. sentada en una silla solo pensaba en una palabra...
y es que si el silencio tuviera manos, estrangularía cada centímetro de su cuello con ellas, cada centímetro a traición y pasión, como dos amantes despechadas que quieren olvido y tiempo entre sus cuerpos... olvido para calmar unos ojos y unos corazones fatigados, y tiempo para poder saber que hay otras bocas más intensas que saben a veranos y noches perdidas...
recuerdo cada ausencia como si yo fuera el abandono, cada silencio como si mi boca callara las palabras que nadie sabía, esos secretos ocultos que harían derrumbarse a las torres más altas. si hubiera pensado más en mí todo sería más fácil. pero pensé en ella, y a partir de un pensamiento me sacudí todo el polvo de sus negaciones.
el amor llega cuando nadie lo busca. llega cuando piensas que no quieres más amor. llega cuando no llega nada más... y se tambalea el mundo bajo tus pies.
recuerdo siempre los primeros encuentros, y también los últimos. las últimas palabras son las que permanecen cada vez que flaquean las piernas. acudes a ellas cuando quieres que todo se rompa a tú alrededor y gritas y odias y maldices y lloras y aprietas los puños y de repente, como por arte de magia, llega la calma. una calma que da miedo, porque en un corazón todo tiene cabida... un pequeño mundo interior.
serenidad, después de un huracán. después de un abandono. después de una despedida. después de todo...
las despedidas son eternas...

los reencuentros también..."

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.