jueves, febrero 14, 2008

cuando la vida se convierte en un epejismo

Como un desierto de arena.
Aniquilamos los besos hasta que no hubo más.
Los ojos se llenan de recuerdos cuando te pienso, y ahora que la calma es lo único que me hace estar despierta, ya no sueño.
Como un desierto de arena.
Después de un miércoles cualquiera. Después de algún café frío. Después de un presentimiento supe lo que no quise reconocer hace tiempo.
Que entre tu vida y la mía hay un desierto de arena.

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hace rato que te leo, de un ciber, de mi trabajo o de mi casa...es como decirlo...¿hermoso?, que pongas a esos terribles sentimientos, palabras, es poder leer lo que siente mi alma y mi destrozado corazón. Gracias
P.D. Ojalá vuelvas a escribir, hace mucho no lo haces

18/11/08 21:36  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.