miércoles, agosto 26, 2009

simplemente

estabas dormida cuando pasó todo por mi cabeza como una bala certera.
esas que siempre aciertan a la hora de matar sin pudor.
y tú ahí. con la calma de una niña que sólo sueña cuando duerme.
lo supe incluso antes de saberlo a ciencia cierta.
son cosas que pasan y punto.
como los presentimientos. sintiendo mucho y no saber.
seguías dormida. respiración pausada. relajada.
el mundo no iba contigo. tu estabas por encima y yo observándolo todo.
en ocasiones te pienso más de la cuenta.
y es ahí cuando creo que puedes ser más. mucho más.
una vez me juré frenar de golpe todas las palabras que me salían.
por si acaso.
y ahora me río de mi misma. de mis sentimientos. de mis pensamientos.
de mis letras iguales. unas y otras. y siempre las mismas. siempre las mismas.
estabas dormida cuando mi mano tocó tu hombro.
cuando te aparté el pelo del cuello y lo besé.
seguías dormida y yo era ese dios que todos quieren ser a veces.
teniendo entre las manos las cosas simples y que hacen que la vida merezca la pena a ratos.
solamente un momento. mi momento. robarte lo que soñabas.
tenerte en una cama que no me pertenece.
como el mundo. que no nos pertenece.
estabas dormida. y lo supe.
a veces la vida nos pasa por encima.
pero en ese momento mi vida frenó de golpe el paso del tiempo.
y ahí estabas tú. dormida y yo sonriendo.
sonriendo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.